Phoenix Park, un hito de Dublín

Orgullo de los habitantes de Dublín, con sus 700 hectaréas, es el parque más grande de toda Europa. Su inauguración se remonta a 1745, sobre una idea del duque de Ormonde. Y el origen de su nombre tiene muchas explicaciones. Podría tratarsde de una deformación del gaélico Fionnn Uisce (“agua clara”), pues el espacio verd posee su propia fuente.La Phoenix Column, no lejos de allí, está coronada por este animal y podría, también, haber dado su nombre al parque.

Tiene todas las condiciones para ser un lugar muy apreciado. El Phoenix Park se encuentra en la Conyngham Road. Se puede llegar allí a través de los autobuses números 25, 26, 66 y 67. Visita ineludible en cualquier viaje a la capital de Irlanda.

La torre de Ashton (siglo XVIII) acoge el Phoenix Park Visitor Centre: toda la información sobre el parque, su historia y sus actividades está aquí a vuestra disposición. El centro alberga igualmente exposiciones temporales.

El recinto es tan grande que las calles lo atraviesan, y cuenta con numerosos campos de deportes para practicara el fútbol gaélico, el hurling o el polo, así como pistas para ir en bicicleta. Paseando por él, a veces en compañía de gamos, descubriremos numerosos monumentos.

Si las residencias del presidente de la República y del embajador de Estados Unidos de Norteamérica, ambas del siglo XVIII, son el orgullo del parque, algunas conmemoraciones también están integradas en el lugar.  La cruz papal recuerda que el papa Juan Pablo II vino aquí a rezar en 1979.

Cerca de la entrada principal se halla el obelisco de Wellington, terminado en 1861 tras 44 años de trabajos y que recuerda las victorias británicas sobre Francia. Los bajorrelieves en bronce lo atestiguan ya que proceden de cañones franceses.

Por último, el zoo se encuentra en la parte sureste. Fue creado en 1830. La leyenda dice que el famoso león que rugía antes de cada filme de la MGM fue criado en este zoo.

Foto via Ireland Pictures